Volumen 0 Organizaciones | La Marca de Odín

Volumen 0 Organizaciones

El Califato Islámico As-Saffah

Imagen de Odin

El Califato Islámico As-Saffah, o simplemente As-Saffah, es quizás el grupo terrorista más sangriento y poderoso del momento en todo el mundo. Su proliferación ha sido rápida y muy virulenta, ganando miles de adeptos en muy poco tiempo, logrando extender sus tentáculos por buena parte de Oriente Medio, Asia, África y con células infiltradas en Europa y Norte América.

Blackfire Security

Imagen de Odin

Blackfire Security es quizás una de las empresas militares privadas más grandes del mundo. Aunque su designación sigue siendo un tanto confusa, pues algunos llaman a este tipo de compañías como de seguridad privada, otros como de contratistas militares, mientras los más detractores las tachan directamente de mercenarias. Habitando en un espacio que va entre lo legal y lo ilegal, este tipo de organizaciones han sido utilizadas por numerosas multinacionales y países.

La Legión

Imagen de Odin

La Legión Española, más conocida directamente como ‘La Legión’, es una fuerza militar que se creó en 1920 por José Millán-Astray con el nombre originario de ‘Tercios de Extranjería’. Es junto a la BRIPAC (Brigada Ligera de Infantería Paracaidista) una de las unidades de élite más reputadas en el Ejército de Tierra de España.

Escuadrón 111 - Diablos de Hispania

Imagen de Odin

A finales de la década de los 90 el Ejército del Aire de España estaba en pleno proceso de reorganización y restructuración para mejorar su eficiencia y operatividad. Fruto de ello fue la desaparición, fusión y creación de diferentes Alas de combate y escuadrones. Así fue como nació el Ala 11, destinado a ser el grupo operativo de combate más importante de España. De esta forma, se reclutó a los mejores pilotos de los diferentes escuadrones aéreos para crear uno nuevo, destinado a ser la élite del cielo español. Nació así el famoso Escuadrón 111 – Diablos de Hispania.

Partido por la Unión (PU)

Imagen de Odin

A finales de 2007, poco antes de las elecciones generales de España de enero de 2008, era patente el disgusto general de la sociedad española con la clase política. Mientras que la crisis económica internacional desde el famoso crack del 29 hacía mella en todo el mundo y, con especial crudeza, en España, tanto el gobierno como los partidos opositores no hacían más que lanzarse acusaciones unos a otros sin plantear soluciones de futuro. El pueblo español había perdido completamente la fe en sus dirigentes y así lo reflejó en las urnas, votando masivamente en blanco. Algo completamente inaudito en la historia de la democracia moderna.